Usamos cookies para proporcionar una mejor experiencia de cara al usuario. Si estás de acuerdo haz click en el botón ACEPTAR a continuación y se ocultará este espacio, si quieres saber más haz click aqui.

Aceptar

Masaje Perineal

Masaje Perineal durante embarazado

El masaje perineal se hará a partir de la semana 35 – 36 todos los días o días alternos, aproximadamente 10 - 15 minutos siempre con CONSENTIMIENTO DE SU GINECÓLOGO y cuando NO haya infecciones de orina o vaginales, hongos, riesgo de aborto, riesgo de parto prematuro, varices vulvares ó ablandamiento del cuello del útero.

El masaje perineal es una herramienta muy eficaz para prevenir lesiones durante el embarazo/parto y postparto. Constituye un factor de protección contra el trauma perineal obstétrico, aumentando la incidencia de partos con periné intacto.

Objetivos del masaje:

  • Reducir la incidencia de episiotomías y desgarros (aunque no garantiza que no haya lesiones perineales).
  • Flexibilizar los tejidos para que sean más elásticos.
  • Ayudar a percibir sensaciones similares al momento del parto.
  • Disminuir el dolor en el postparto.

Se puede utilizar aceite de rosa mosqueta puro o lubricantes en base acuosa. Es preferible hacerlo con GUANTES y con el recto vacío. Un buen aceite es el de Weleda "Aceite de masaje prenatal", puedes comprarlo en farmacias.

¿Cómo se hace el masaje perineal?

AVISO: Para determinar cuáles son las pautas más adecuadas, es necesaria una valoración previa por un fisioterapeuta especializado. Normalmente, es el fisioterapeuta quien enseña a la propia embarazada o a su pareja a realizar correctamente esta técnica. Pide tu cita

Imagina que la zona perineal es un reloj, siempre trabaja en el recorrido de 9 a 3 (mejor no tocar la zona de la uretra para evitar riesgos de infección). Introduce los dedos unos 4 - 5 cm. Es decir, el pulgar introducido por completo. Si es la pareja quien lo hace, utilizará el dedo índice y medio.

Presión hacia el esfínter, hacia menos 20 y hacia y 20:

Presiona hacia abajo, luego al lado derecho e izquierdo. Imagina ese reloj donde las presiones deben ir dirigidas hacia y 30 y 20 y hacia menos 20 . Mantén la presión 1 o 2 minutos, intenta hacer respiraciones profundas y tranquilas para relajarte.

Rastrillo

Presiona en todo el recorrido de 9 a 3. Donde sientas tensión, presiona hasta que notes que el tejido se va relajando.

Los nuevos protocolos están tratando de reeducar a los profesionales para intervenir lo menos posible. La episiotomía ya no se hace por rutina, sólo cuando es necesario. La evidencia científica ha demostrado que su uso sistemático tiene efectos perjudiciales, tales como: incremento del dolor perineal postparto, dispareunia (dolor en relaciones), mayores tasas de infección y periodos de cicatrización más largos con respecto a pequeños desgarros perineales espontáneos. Según las propias recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la indicación de realizar la episiotomía debe ser determinada de forma totalmente individualizada y en casos muy bien seleccionados.

Pero no todo está en manos de los profesionales, TÚ puedes ayudar a intentar evitar ese trauma perineal con el MASAJE PERINEAL, EJERCICIOS DE KEGEL Y TU TABLA DE ESTIRAMIENTOS para flexibilizar todas tus articulaciones. No es culpa de los profesionales si no vas lo suficientemente preparada...

¿Se puede hacer algo más después del Masaje Perineal?

Toda la información sobre el EPI-NO ®(episiotomía no) en www.epi-no.es

Investigación

Según una revisión sistemática de varios artículos realizada por la Cochrane, que incluyó 3 ensayos aleatorios en el que participaron 2434 embarazadas en total (1941 no habían tenido hijos y 493 ya habían sido madres) que se hicieron el masaje perineal al menos durante las 4 últimas semanas de gestación.

EL MASAJE PERINEAL SI REDUCE LA PROBABILIDAD DE TRAUMA PERINEAL

Artículo masaje perineal

ARTÍCULO MASAJE PERINEAL

El masaje perineal se asoció con una reducción general del 9% de la incidencia del traumatismo que requiere sutura, esta reducción fue estadísticamente significativa sólo para las mujeres sin un parto vaginal anterior. En uno de los ensayos que incluyó 931 mujeres se notificó el dolor perineal después del parto y se observó una reducción del 32% del dolor perineal notificado por las mujeres asignadas al azar al masaje perineal. Las mujeres que practicaron masaje perineal desde aproximadamente la semana 35 de gestación experimentaron una probabilidad menor de traumatismo perineal que requiere sutura en relación al parto vaginal. De cada 16 mujeres que practicaron masaje perineal antes del parto, una menos recibe sutura perineal después del parto. Si se comparan las mujeres que practicaron masaje con las de control, no existen diferencias en la proporción de mujeres que sufren desgarros perineales de primer y segundo grado y traumatismo perineal de tercer o cuarto grado. Sin embargo se halló una reducción estadísticamente significativa del 15% de la incidencia de episiotomías en las mujeres que practicaron masaje perineal. Sólo las mujeres que habían tenido un parto vaginal anterior informaron de una reducción estadísticamente significativa en la incidencia de dolor a los tres meses postparto. No se observaron diferencias significativas en la incidencia de partos instrumentales, satisfacción sexual, incontinencia urinaria, incontinencia fecal o flatos en mujeres que realizaban masaje perineal comparándolas con aquellas que no lo practicaban.